Embarazo y música

El sentido del oído es el ángel guardián de todos los que tenemos la fortuna de poder escuchar lo que sucede en nuestro entorno. Pero ¿Cuándo empieza nuestro oído a captar los sonidos, ruidos y voces? El sentido del oído despierta a la vida en el cuarto mes de embarazo y… sorprendentemente, el oído deja de percibir 4 horas después de haberse declarado la muerte clínica. Las madres, en ese momento, ya no tenemos responsabilidad. Las investigaciones más recientes y los estudios más avanzados respecto del desarrollo de la capacidad auditiva, se han hecho en Argentina y se deben principalmente al Dr. Rolando Bennenzon. Este investigador ha demostrado las diferentes etapas y características del sentido del oído a partir del momento de la gestación.


El Dr. Bennenzon  ha hecho una división interesante de la captación y memoria del sentido auditivo. A nosotros nos interesa, por ahora, las etapas por las que pasa durante la vida intrauterina: PRIMERA ETAPA.- Se refiere a la identificación sonora igual a la de todos los animales vivíparos, incluyendo al humano. En esta etapa, el producto que se está formado en el vientre materno, percibe los latidos cardiacos, los ruidos de las paredes uterinas, del estomago e intestinos y la circulación de la sangre. SEGUNDA ETAPA.- Se refiere a una identificación sonora diversa entre los animales vivíparos. En el caso de lo humanos, la primera relación materna que el producto no nato establece es el sonido de la voz de la madre en primera instancia; en segunda es la voz del padre; y en tercera son los sonidos que se producen en el hogar: La primera etapa no permite ni requiere modificación alguna, son ruidos y sonidos producidos por el cuerpo, mismos que carecen de estados emocionales. La segunda etapa es diferente, las voces pueden llevar cargas emotivas que puedan ser causantes de situaciones especiales en el futuro. Es importante procurar: 1.- Hablar al bebé con cariño, llamarlo por su nombre; 2.- Poner música no estridente, ni demasiado aguda; 3.- Crear un ambiente sonoro tranquilo. 4.- Evitar los gritos, las voces airadas, los ruidos violentos y cualquier otro sonido que determine un ambiente hostil y agresivo. Cuidemos a nuestros niños, son seres frágiles a los cuales se les puede lastimar o hacer felices con poco esfuerzo. Démosles, entonces, todo el amor para asegurarles satisfacciones futuras.

contacto@pequesymamas.com                                       ©2020 por Peques y Mamás.

  • Instagram - Negro Círculo