¿Cómo ayuda una mascota a tu hijo?

Sabemos que las mascotas son una excelente compañía.  ¿Pero te has puesto a pensar en cómo te ayudarán? Te tenemos una buena noticia, todo el trabajo extra que implica para ti tener una mascota , se verá recompensado al ver cómo tu hijo desarrolla muchos aspectos de su educación y formación con la convivencia diaria.


• Respeto.  Lo desarrollará al respetar las horas de sueño y comida de su mascota, aprendiendo a ser más sensible y tolerante ante las necesidades de los demás. • Madurez. A través de la vida de las mascotas,  será más fácil explicarle etapas de la vida como el nacimiento, crecimiento, las enfermedades, la muerte… • Actividad física. Si es pequeño, le ayudará en su desarrollo psicomotriz  como a gatear, buscar la pelota o incluso a dar sus primeros pasos detrás de su peludo amigo. Si es más grande, esos juegos le animarán a abandonar actividades sedentarias, como la tele o los videojuegos. • Relax. Acariciar un animal hace que nuestro cuerpo segregue endorfinas, reduciendo así el estrés y la ansiedad. Además al jugar con su amiguito propiciará una excelente forma de sacar las tensiones acumuladas del día. • Sociabilidad. Tener un animal ayuda a los niños a ser más sociables, cariñosos, generosos y comunicativos. La relación con su mascota enseñará a tu hijo innumerables valores, que se verán reflejados en sus relaciones con los demás. • Autoestima y seguridad. Su mascota lo quiere como es, lo que repercute en tener mayor aceptación y confianza en sí mismo. Además se sentirá cuidado, seguro y protegido superando más fácilmente miedos comunes en la infancia como a la obscuridad,  a la soledad, etc.… • Inteligencia.  Un animal le proporcionará experiencias continuas que estimularán su imaginación, creatividad, observación y atención. • Respeto al medio ambiente. Al enseñarle a recoger los desechos de su mascota  y cuidar la conducta de ésta, estarán aprendiendo a colaborar en el cuidado de su comunidad y manteniendo el medio ambiente. • Sentido de la responsabilidad. Le ayudarás a ir desarrollándolo, si estableces obligaciones y le ayudas a cumplirlas, explicándole que el bienestar de su nuevo amigo depende en gran parte de él. Para conseguirlo es muy importante tener en cuenta la edad del niño. Antes de cumplir los tres años no tienen la capacidad de hacerse cargo del cuidado de un ser vivo, pero a partir de los cuatro ya podrá ocuparse de algunas tareas, como darles de comer o limpiar su casa. En un inicio acompáñalo para enseñarle y poco a poco permite que él haga todo, ayúdale a realizar la tarea que acordaron, recordándoselo con frases como: ¿No tendrá hambre? ¿Estará bien? ¿Le hará falta algo? En peques y mamás queremos ayudarte para que en la tarea de mantener a tus mascotas limpias y sanas, así que buscamos empresas que tienen servicios a domicilio para apoyarte.

contacto@pequesymamas.com                                       ©2020 por Peques y Mamás.

  • Instagram - Negro Círculo